Para iniciar…

Para iniciar…

He aprendido a no intentar convencer a nadie. El trabajo de convencer es una falta de respeto, es un intento de colonización del otro.

 

Somos la memoria que tenemos y la responsabilidad que asumimos, sin memoria no existimos y sin responsabilidad quizá no merezcamos existir.

 

Jose Saramago


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.