Introducción

Introducción

La vida para cada uno de nosotros, tiene un signicado diferente. Para algunos es un descubrimiento de posibilidades, para otros es la conclusión de ciclos pasados, hay quienes aun a pesar de su camino recorrido siguen buscando, hay otros que se sienten cómodos hasta hoy y parecen haber encontrado lo que buscaban, no importa cuál sea el motivo que nos haya traído aquí a esta etapa de nuestras vidas, lo importante tal vez reside en lo que estamos compartiendo ahora mismo.

Las experiencias que entrelazan de una u otra forma nuestras rutinas, nuestros sueños, los buenos momentos, los éxitos, momentos grises e incluso obscuros, son los que nos hacen darnos cuenta lo reales que somos, lo pequeños, pero también lo grande que podemos ser y lo lejos que podemos llegar. Las similitudes como fuimos creados y las misiones que cada uno trae a este universo son parte del descubrimiento y el legado que estamos tejiendo.

Te has preguntado… ¿Quién eres y para que estás aquí?, ¿Eres feliz? ¿Estás disfrutando el camino? ¿Tienes lecciones aprendidas en tu muro de los lamentos? ¿Has experimentado la plenitud, la alegría en las cosas más simples, la satisfacción de un éxito o incluso la amargura más profunda de una pérdida? ¿Has vivido la soledad y desolación? ¿Has sentido que tienes todo y nada a la vez?. Si por lo menos has sentido un atisbo, eres un corazón más andante en esta tu tierra.

Es tan fácil olvidarnos de quien somos, sin nada, es tan sencillo dejarnos manipular por el orgullo y pensar que estamos bien, caer en la soberbia de nuestra propia inteligencia, cuando esa inteligencia nos fue dada, y también se nos puede arrebatar. La ceguera que cargamos día tras días, la burbuja en la que vivimos, rodeados de nuestras propias preocupaciones sin sentido, dejando de disfrutar de los verdaderos regalos, sin realmente sentir la luz que nos rodea. El amor con el que fuimos traídos aquí, siempre estará dentro de nosotros, para nosotros y también para los demás.

Es tu elección compartir, es tu libre decisión dejarlo salir y entrar, es de ti esa conciencia, de amar sin juzgar, de entender y comprender, que para ninguno ha sido fácil llegar hasta aquí. Que seguramente seguiremos luchando y cayendo ante nuestras propias batallas, pero levantándonos otra vez, siendo fieles a nosotros y a nuestra misión. Si aún no lo tienes claro, no te rindas, no desistas, el camino es tan largo o tan corto como tú lo quieras hacer, sigue buscando, seguro en algún lugar, lo encontraras.